Holy Spirit

Espíritu Santo
Apertura total al Espíritu Santo es necesaria para ser uno con Cristo, porque es el mismo Espíritu que de Cristo, la fuerza de amor por la que El obra y habla, el fuego de Su Sagrado Corazón. 

Papa Francisco
Espíritu Santo; La Iglesia es Fiel Cuando no Busca Domesticarlo  

Espiritu-Enjaulado Papa Francisco, 31 Mayo, 2016
«los jefes del pueblo» legitimaban su pensamiento rodeándose «de abogados, doctores de la ley, que elaboran un sistema jurídico cerrado: creo que ahí había casi 600 preceptos». Y así «cerrado, seguro» era su pensamiento, con la idea que «se salvarán los que hacen esto; no nos importan los demás». Por lo que respecta «la profecía: mejor que no vengan los profetas». Y «¿la esperanza? Pero, cada uno la verá». Este «es el sistema a través del cual legitimamos: doctores de la ley, teólogos que siempre caminan en la vía de la casuística y no permiten la libertad del Espíritu Santo; no reconocen el don de Dios, el don del Espíritu y enjaulan al Espíritu porque no permiten la profecía en la esperanza».

Novena al Espíritu Santo

Bautismo en el Espiritu Santo, Testimonio del Padre Raniero Cantalamessa

P. Raniero Cantalamessa y las Clarisas de Lerma

Los Papas la Necesidad de un Nuevo Pentecostés

Juan XXIII 25 Dic 61 en la constitucion apostolica con la que convocaba el Concilio Vat II : “Repítase asi ahora en la familia cristiana el espectaculo de los Apóstoles reunidos en Jerusalen después de la ascension de Jesus al cielo, cuando la Iglesia naciente se encontro unida toda en comunion de pensamiento y oracion con Pedro y en derredor de Pedro, Pastor de los corderos y de las ovejas. Y dignese el Espiritu Santo escuchar de las manera mas consoladora la oracion que todos los dias sube a El desde todos los rincones de la tierra: ¡Renueva en nuestro tiempo los prodigios como de un nuevo Pentecostes, y concede que la Iglesia santa, reunida en unanime y mas intesa oracion en torno a Maria, Madre de Jesus y guiada por Pedro, propage el reino del Salvador divino, que es reino de verdad, de justicia, de amor y de paz! Asi sea”.

Pablo VI hablo mucho sobre la necesidad de una gran efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia y sobre el mundo actual.
25 de agosto 72 “se necesita una gran efusion del Espíritu Santo, acogida con deseo, con constancia, con empeño personal y comunitario.”

29 de noviembre: —¿Qué necesidad, primera y última, advertimos para esta nuestra Iglesia bendita y querida? ¿Qué necesita realmente? Lo debemos decir, temblorosos y en oración, porque es su misterio, es su vida: es el Espíritu, el Espíritu Santo, animador y santificador de la Iglesia, su aliento divino, el vento de sus velas, su principio unificador, su fuente interior de luz y de energía, su apoyo y su consolador, su manantial de carismas y de cantos, su paz y Su gozo, su prenda y preludio de vida bienaventurada y eterna. / La Iglesia tiene necesidad de un perenne Pentecostés; necesita fuego en el corazón, palabra en los labios, profecía en la mirada. La Iglesia necesita ser templo del Espíritu Santo, es decir, de total limpieza y de vida interior; necesita volver a sentir dentro de sí, en nuestra muda vaciedad de hombres modernos, totalmente extrovertidos por el encantamiento de la vida exterior, seductora, fascinante, que corrompe con lisonjas de falsa felicidad; necesita volver a sentir, decimos, cómo sube desde lo profundo de su personalidad íntima como un llanto, una poesía, una plegaria, un himno, esto es, la voz orante del Espíritu que, como enseña San Pablo, ocupa nuestro lugar y ora en nosotros y por nosotros ---con gemidos inenarrables", e interpreta las palabras que nosotros solos no sabríamos dirigir a Dios. (cf Rm 8,26-27) > / ¡Hombres de hoy, jóvenes, almas consagradas, hermanos en el sacerdocio! ¿Nos escucháis? La Iglesia tiene necesidad de esto. Tiene necesidad del Espíritu Santo. Del Espíritu Santo en nosotros, en cada uno de nosotros, en todos nosotros juntos, en nosotros-Iglesia".

1973. 23 de mayo: —“Todos nosotros debemos ponernos a barlovento del soplo misterioso, si bien ahora, en cierto modo, identificable, del Espíritu Santo. No carece de significado el hecho de que precisamente en el día feliz de Pentecostés el Año Santo despliegue sus velas en cada una de las Iglesias locales, a fin de que una nueva navegación, un nuevo movimiento queremos decir, verdaderamente ---pneumático”-, esto es, carismático, impulse en una única dirección y en concorde emulación a la humanidad creyente hacia las nuevas metas de la historia crístiana, hacia su puerto escatológico".

73 Año Santo: a la cristologia y especialmente a la eclesiología del Concilio debe suceder un estudio nuevo y un culto nuevo del Espírítu Santo, justamente como necesario complemento de la doctrina conciliar. Esperamos que el Señor nos ayude a ser discípulos y maestros de esta posterior escuela suya

JP II  Pentecostés no es solo del pasado
“el acontecimiento de gracia de Pentecostes ha seguido produciendo sus maravillosos frutos, suscitando por doquier celo apostólico, deseo de contemplacion, y compromiso de amar y servir con absoluta entrega a Dios y a los hermanos. Tambien hoy el Espiritu da vida a carismas y dones siempre nuevos, que atestitguan su incesante acción en el corazón de los hombres”1
“¡Cuanta necesidad existe hoy de personalidades cristianas maduras, conscientes de su identidad bautismal, de su vocación y mision en la Iglesia y en el mundo!. ¡Cuanta necesidad de comunidades cristianas vivas!”

JPII concluyo el encuentro con los movimientos, 30 Mayo, 1998
Jesús dijo: «He venido a traer fuego a la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!» (Lc 12, 49). Mientras la Iglesia se prepara a cruzar el umbral del tercer milenio, acojamos la invitación del Señor, para que su fuego se encienda en nuestro corazón y en el de nuestros hermanos.
Hoy, en este cenáculo de la plaza de San Pedro, se eleva una gran oración: « ¡Ven Espíritu Santo! ¡Ven y renueva la faz de la tierra! ¡Ven con tus siete dones! ¡Ven, Espíritu de vida, Espíritu de verdad, Espíritu de comunión y de amor! La Iglesia y el mundo tienen necesidad de ti. ¡Ven, Espíritu Santo, y haz cada vez más fecundos los carismas que has concedido! Da nueva fuerza e impulso misionero a estos hijos e hijas tuyos aquí reunidos. Ensancha su corazón y reaviva su compromiso cristiano en el mundo. Hazlos mensajeros valientes del Evangelio, testigos de Jesucristo resucitado, Redentor y Salvador del hombre. Afianza su amor y su fidelidad a la Iglesia.
A Maria, primera discípula de Cristo, Esposa del Espíritu Santo y Madre de la Iglesia, que acompañó a los Apóstoles, en el primer Pentecostés, dirijamos nuestra mirada para que nos ayude a aprender de su fiat la docilidad a la voz del Espíritu.
Hoy, desde esta plaza, Cristo os repite a cada uno: «Id al mundo entero y predicad el EvarigelJo a toda la creación» (Mc 16, 15). El cuenta con cada uno de vosotros. La Iglesia cuenta con vosotros. El Señor os asegura: «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo» (Mt 28, 10). Estoy con vosotros. Amén.

Al dia siguiente, Mayo 31 98, Pentecostes, el Papa repetió nueve veces: “Veni, Sancte Spiritus!”

JPII vispera de pentecostes 30 mayo 98 “E.S. ...los llevara hasta el martirio por el intrépido testimonio del Evangelio. Lo que sucedió en Jerusalen hace dos mil años, es como si esta tarde se renovara en esta plaza, centro del mundo cristiano. Como entonces los Apóstoles, tambien nosotros nos encontramos reunidos en un gran cenaculo de Pentecostes, anhelando la efusión del Espíritu, uno solo el Señor, uno solo es Dios, que obra todo en todos” 1 Cor 12, 4-6). Este es el clima que queremos revivir, implorando los dones del Espíritu Santo para cada uno de nosotros y para todo el pueblo de bautizados.

“Hoy a todos vosotros, reunidos en la plaza de San Pedro, y a todos los cristianos quiero gritar: ¡Abrios con docilidad a los dones del Espíritu! ¡acoged con gratitud y obediencia los carismas que el Espiritu concede sin cesar! No olvideis que cada carisma es otorgado para el bien comun, es decir, en beneficio de toda la Iglesia.


Autoridad e identidad, Papa Francisco
http://www.news.va/es/news/la-identidad-cristiana-es-tener-el-espiritu-de-cri 
Sobre las lecturas 1 Corinthians 2:10-16, Luke 4:31-37

La autoridad del cristiano viene del Espíritu Santo, no de la sabiduría humana o de las licenciaturas en teología.
La gente se sentía sorprendida por la enseñanza de Jesús, porque su palabra “tenía autoridad”. Francisco se inspiró en este pasaje del Evangelio del día para detenerse precisamente en la naturaleza de la autoridad del Señor y, en consecuencia, del cristiano. Jesús – constató el Papa – no era un predicador común”, porque su “autoridad” le viene de la “unción especial del Espíritu Santo”. Jesús – añadió – es “el Hijo de Dios ungido y enviado” a “traer la salvación, a traer la libertad”. Y algunos – notó – “se escandalizaban” por este “estilo de Jesús”, por su identidad y libertad:
“Y nosotros podemos preguntarnos ¿cuál es nuestra identidad de cristianos? Y Pablo hoy lo dice bien. ‘De estas cosas – dice San Pablo – nosotros hablamos no con palabras sugeridas por la sabiduría humana’. La predicción de Pablo no es porque ha hecho un curso en la Lateranense, en la Gregoriana… ¡No, no, no! ¡Sabiduría humana, no! Sino enseñada por el Espíritu: Pablo predicaba con la unción del Espíritu, expresando cosas espirituales del Espíritu en términos espirituales. Pero el hombre dejado a sus fuerzas no comprende las cosas del Espíritu de Dios: ¡el hombre solo no puede comprender esto!”
Y por esto – “si nosotros los cristianos no comprendemos bien las cosas del Espíritu, no damos y no ofrecemos un testimonio, no tenemos identidad”. Para ellos – prosiguió – “estas cosas del Espíritu son una locura, no son capaces de entenderlas”. En cambio, el hombre movido por el Espíritu, “juzga cada cosa: es libre, sin poder ser juzgado por nadie”:
“Ahora, nosotros tenemos el pensamiento de Cristo y el Espíritu de Cristo. Ésta es la identidad cristiana. No tener el espíritu del mundo, ese modo de pensar, ese modo de juzgar… Tú puedes tener cinco licenciaturas en teología, ¡pero no tener el Espíritu de Dios! Quizá tú seas un gran teólogo, pero no eres un cristiano, ¡porque no tienes el Espíritu de Dios! Lo que da autoridad, lo que te da identidad es el Espíritu Santo, la unción del Espíritu Santo”.
Por esta razón, “el pueblo no amaba a aquellos predicadores, a aquellos doctores de la ley, porque hablaban verdaderamente de teología, pero no llegaban al corazón, no daban libertad”. Estos, añadió Francisco, “no eran capaces de hacer que el pueblo encontrara su propia identidad, porque no estaban ungidos por el Espíritu Santo”:
“La autoridad de Jesús – y la autoridad del cristiano – viene precisamente de esta capacidad de comprender las cosas del Espíritu, de hablar la lengua del Espíritu. Viene de esta unción del Espíritu Santo. Y tantas veces, tantas veces nosotros encontramos entre nuestros fieles, ancianitas simples que quizá no han terminado la escuela primaria, pero que te hablan de estas cosas mejor que un teólogo, porque tienen el Espíritu de Cristo. Lo que tiene San Pablo. Y todos nosotros debemos pedir esto. Señor danos la identidad cristiana, la que Tú tenías. Danos Tu Espíritu. Danos Tu modo de pensar, de sentir, de hablar: es decir, Señor, danos la unción del Espíritu Santo”.



Love Crucified