Hombres unidos al yugo de Cristo
Lourdes Pinto, 11 Enero, 2018

I. Dibujar una balanza
• Columna izquierda: escribe todas tus ansiedades, cargas, dificultades, temores
• Columna derecha (Vida interior) -
  a) Cuantas veces por semana vas a misa
  b) Hora santa de diálogo ÍNTIMO y escucha en la capilla de adoración; no rosario ni Breviario
  c) Escribe cuántas veces has tenido acompañamiento en los últimos 6 meses.
• ¿Tu vida está "desequilibrada" para bien o para mal?

Mateo 11,28-30 «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»

• 1er mandamiento de Jesús: "ven a mí" si estás agobiado ...
• Promesa: "Te daré descanso"
• 2 do mandamiento: "toma mi yugo sobre ti y aprende de mí"
• promesa- "encontrarás descanso"


¿Cómo voy a Jesús? en la ORACIÓN

Lucas 21,34,36 «Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre»

  • ¿Qué significa tener un corazón aturdido?

    • Somnolencia: letárgico, desanimado, sin celo, poca alegría, enojo, frustración ...

    • El abuso del alcohol es solo una forma de escapar de las cargas de la vida, pero hay muchas formas en que podemos hacerlo. Cada vez que nos rendimos a algún exceso, comenzamos a dejar que nuestros corazones se aturdan, se adormezcan en un nivel espiritual. (por ejemplo, mi forma de hacerlo es durmiendo en exceso)

    • Cada vez que buscamos escapes momentáneos de la vida sin recurrir a Dios, nos permitimos somnolencia espiritual.
      - Cuando nos sentimos agobiados por la vida, tendemos a buscar una salida. Y con demasiada frecuencia, la "salida" es algo que nos adormece espiritualmente.
      - En el momento en que volvemos los ojos a las cargas de la vida y no vemos a Dios en medio de todas las cosas, nos volvemos espiritualmente somnolientos y, en cierto sentido, comenzamos a dormir.

  • Respuesta en la columna de la izquierda:

    • ¿Cómo busco escapes momentáneos de la vida sin buscar a Cristo? ¿Cual es mi "escape"?

    • ¿En qué actividad tengo la tendencia de entrar en "exceso"? TV, alcohol, computadora, compras, dormir, jardinería, mecánica ...

    • ¿Qué carga hay en mi vida en la que no veo a Dios en medio de ella?

1 Samuel 3,1-20 "El joven Samuel servía al Señor en la presencia de Elí. La palabra del Señor era rara en aquellos días, y la visión no era frecuente. 2.Un día, Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos comenzaban a debilitarse y no podía ver. 3.La lámpara de Dios aún no se había apagado, y Samuel estaba acostado en el Templo del Señor, donde se encontraba el Arca de Dios. 4.El Señor llamó a Samuel, y él respondió: "Aquí estoy". 5.Samuel fue corriendo adonde estaba Elí y le dijo: "Aquí estoy, porque me has llamado". Pero Elí le dijo: "Yo no te llamé; vuelve a acostarte". Y él se fue a acostar. 6.El Señor llamó a Samuel una vez más. Él se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: "Aquí estoy, porque me has llamado". Elí le respondió: "Yo no te llamé, hijo mío; vuelve a acostarte". 7.Samuel aún no conocía al Señor, y la palabra del Señor todavía no le había sido revelada. 8.El Señor llamó a Samuel por tercera vez. Él se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: "Aquí estoy, porque me has llamado". Entonces Elí comprendió que era el Señor el que llamaba al joven, 9.y dijo a Samuel: "Ve a acostarte, y si alguien te llama, tú dirás: Habla, Señor, porque tu servidor escucha". Y Samuel fue a acostarse en su sitio. 10.Entonces vino el Señor, se detuvo, y llamó como las otras veces: "¡Samuel, Samuel!". Él respondió: "Habla, porque tu servidor escucha". 11.El Señor dijo a Samuel: "Mira, voy a hacer una cosa en Israel, que a todo el que la oiga le zumbarán los oídos. 12.Aquel día, realizaré contra Elí todo lo que dije acerca de su casa, desde el comienzo hasta el fin. 13.Yo le anuncio que condeno a su casa para siempre a causa de su iniquidad, porque él sabía que sus hijos maldecían a Dios, y no los reprendió. 14.Por eso, juro a la casa de Elí: jamás será expiada la falta de su casa, ni con sacrificios ni con oblaciones". 15.Samuel se quedó acostado hasta la mañana. Después abrió las puertas de la Casa del Señor, pero no se atrevía a contar la visión a Elí. 16.Entonces Elí lo llamó y le dijo: "Samuel, hijo mío". "Aquí estoy", respondió él. 17.Elí preguntó: "¿Qué es lo que te ha dicho? Por favor, no me ocultes nada. Que Dios te castigue, si me ocultas algo de lo que él te dijo". 18.Samuel le contó todo, sin ocultarle nada. Elí exclamó: "Él es el Señor; que haga lo que mejor le parezca". 19.Samuel creció; el Señor estaba con él, y no dejó que cayera por tierra ninguna de sus palabras. 20.Todo Israel, desde Dan hasta Berseba, supo que Samuel estaba acreditado como profeta del Señor."

  • "Samuel estaba acostado dentro del templo del Señor, donde estaba el arca de Dios". 3,3

  • "Samuel aún no conocía al Señor, y la palabra del Señor todavía no le había sido revelada.". 3,7

  • "Eli percibió que el Señor llamaba al niño" 3,8

  • Discernir la voz de Dios debe ser una realidad que EXPERIMENTAMOS.

  • Debe ser INTIMIDAD con Cristo, ¡no una lista de cosas que debemos hacer!
    (Rosario, comentarios de estudio para homilías, breviario, lecturas ...)

Juan 10,27 "Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas mi siguen."

Marcos 1,35-39 «Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando. 36.Simón salió a buscarlo con sus compañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: «Todos te andan buscando». Él les respondió: «Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido». Y fue predicando en las sinagogas de toda la Galilea y expulsando demonios»

  • Aprendemos que Jesús tuvo una profunda vida de oración. Buscó lugares desiertos y tranquilos donde pudiera escuchar al Padre y comunicarse íntimamente con Él. Toda su actividad fluyó desde su vida interior con Abba.

  • Jesús sabía quién era. Él sabía de dónde venía; Su identidad era sólida y sabía su propósito. Por lo tanto, cuando Sus apóstoles vienen a decirle que "todos lo están buscando", Él no se extravía del camino de su Padre. No sigue tras las personas que lo buscan, lo alagan, lo invitan a cenar, etc. Él es quien LIDERA a sus apóstoles y los centra en su misión. Su ES el MURO DE BRONCE, por lo tanto, es capaz de proteger y defender la misión que le fue dada del Padre. Él no es tibio, no va con la corriente.

Camino sencillo #22
EN LA HUMILDAD DE SAN JOSÉ, DIOS MANIFIESTA SU PODER,

Diario de una MDC

Jesús: San José centró su vida en la oración y el silencio. Meditó la Palabra de Dios todos los días con humildad, sin buscar lugares de honor para sí mismo. Vivía satisfecho de estar oculto. Por la humildad y pureza de su corazón, fue capaz de ver la pureza y la santidad de María. Cuando supo que María estaba embarazada, Él, por su humildad, entró en lo escondido de su corazón y trató de conocer la voluntad de Dios. Esto es lo que hace a un hombre grande: buscar la voluntad de Dios en todas las cosas. Mi poder y fuerza se manifestaron en su docilidad y ternura de corazón. Cuando los hombres se aparten de sus tendencias humanas de controlar y confíen plenamente en Mí, comenzarán a poseer el verdadero poder de Dios. San José acogió a María como la Madre de Dios y humildemente creyó. Abrazó la misión de Dios revelada y contenida en María, la más humilde (19/3/11).

• 1. Centró su vida en oración y silencio.
• 2. Meditó la Palabra de Dios diariamente
• 3. No buscó lugares de honor
• 4. Satisfecho en la vida oculta
• 5. Busca conocer la voluntad de Dios en todas las cosas
• 6. Confiaba completamente en Dios; no controló




Love Crucified Logo
home pagehome page