Jesus Eucharist Eucaristía

"La Eucaristía es el centro misterioso de todos los sacramentos, porque el sacrificio histórico de Jesús en la Cruz se hace presente durante la transubstanciación de un modo oculto e incruento. De este modo la celebración eucarística es la fuente y cima de toda la vida cristiana Concilio Vaticano II, Lumen Gentium [LG 11]. A ella está orientado todo; más allá de ella no hay nada mayor que se pueda alcanzar. Cuando comemos el pan partido, nos unimos con el amor de Jesús, que entregó por nosotros su cuerpo en la Cruz; cuando bebemos del cáliz, nos unimos con aquel que en su entrega derramó incluso su Sangre." YouCat 208.

"Era como si oyera una voz de lo alto: "Soy el alimento de los fuertes; ¡Crece y aliméntate entonces de Mí! Pero tú no me transformarás en ti como un alimento corporal, sino que tú serás transformado en Mí" -San Agustín.

Tomad, Comed; Esto Es Mi Cuerpo
Demos decir también nosotros, mentalmente, a los hermanos: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Tomad mi tiempo, mis capacidades, mi atención. Tomad también mi sangre, es decir, mis sufrimientos, todo lo que me humilla, me mortifica, limita mis fuerzas, mi propia muerte física. Quiero que toda mi vida sea, como la de Cristo, pan partido y vino derramado por los otros. Quiero hacer de toda mi vida una Eucaristía.

(P. Raniero Cantalamessa OFMCap, Tercera predicación de Cuaresma 2014)

"No le bastó a mi amor infinito unos cuantos años de portentoso milagro -el de esconder y ocultar mis resplandores en la tierra-, sino que quise perpetuar ese milagro hasta el fin de los siglos en la Eucaristía. También ahí velo mis resplandores para que el hombre no tema, sino que sólo le ame con la confianza de esa igualdad que da el amor." Concepción Cabrera de Armida, A Mis Sacerdotes; LXVII

"Nuestra participación en el cuerpo y en la sangre de Cristo no tiene otro objetivo que el de transformarnos en Aquél a quien recibimos" (San León Magno)

Si los ángeles pudieran envidiarnos
El momento más solemne de mi vida es siempre el de la comunión. La añoro y, por cada una de ellas, doy gracias a la Santísima Trinidad. Si los ángeles pudieran envidiarnos, nos envidiarían por dos cosas: por no poder recibir la santa comunión y por no sufrir.
(Santa Faustina Kowalska)

Anonadarnos Como Jesús
En Su forma eucarística, Jesús nos enseña a anonadarnos para asemejamos a Él: la amistad exige la igualdad de vida y de condición; para vivir de la Eucaristía nos es indispensable anonadarnos con Jesús, que en ella se anonada. (San Pedro Julian Eymard)

"La celebración de la Santa Misa tiene tanto valor como la muerte de Jesús en la Cruz". -Santo Tomás de Aquino

"¡Cuantos entre los mejores católicos nunca hacen una visita de devoción al Santísimo Sacramento para hablar con El desde el corazón, para decirle que le aman! A pesar de conocerle y conocer Su amor, Sus sacrificios y los deseos de Su Corazón, aun no lo aman. ¡Que insulto! ¡Sí, insulto! Porque es decirle a Jesucristo que El no es lo suficiente hermoso, los suficiente bueno, ni lo suficiente digno de amor para ser preferido a lo que ellos aman.” (S. Pedro Julian Eymard)

“Con tanto ardor tengo sed de ser amado por los hombres en el Santísimo Sacramento que esta sed me devora.” (Jesús a Santa Margarita María de Alacoque)

“La única vez que el Señor pidió a los Apóstoles algo fue la noche que entró en agonía. No pidió alguna actividad sino por una Hora de compañía.” (Ven. Arzobispo Fulton J. Sheen)

El Fruto de la Vid
El fruto de la vid sin el pesado

esfuerzo del lagar no fuera vino,
ni el trigo candeal sin el molino
se convirtiera en pan inmaculado.

Si por dolor no fuera transformado
en pan de vida y en licor divino,
el amor no cumpliera su destino
de darse en comunión siempre al amado.

Sin la Cruz, para mí Jesús no fuera
pan de salud y cáliz de alegría,
y Él mismo en mi miseria no viviera.
Y pues su amor me dio su Eucaristía,
mi amor no fuera amor si no le diera,
por el milagro del dolor, la mía.
(Siervo de Dios Mons. Luis María Martínez)

 

 

Love Crucified Logo